¿Qué es Fulfillment?




En términos sencillos, el Fulfillment es el proceso que realizan las empresas que fabrican y/o comercializan un determinando producto, para la recepción, empaquetado y envío de sus mercancías, sin embargo, no hay sencillez que valga cuando se trata de brindar al consumidor un servicio eficaz y puntual que haga que estas empresas construyan un prestigio sobre la manera en que surten sus pedidos.

El Fulfillment además de la secuencia de acciones que se realiza una empresa para procesar la orden de compra de un consumidor con eficiencia, precisión y puntualidad, se ha convertido en un diferenciador que las compañías pueden y deben ir perfeccionando para lograr la fidelización de los clientes con los que ya cuentan y conseguir nuevos usuarios que incrementen el flujo de órdenes por procesar.

Además de todo lo relacionado con satisfacer los requerimientos de sus compradores y superar sus expectativas con relación a la entrega del producto deseado, las compañías deben poner gran énfasis a este proceso porque representa una parte fundamental de la serie de actividades en la cadena de suministro que van desde sus proveedores hasta sus clientes, donde pueden reducir costos, incrementar su rentabilidad y mejorar su servicio.
El cumplimiento de órdenes considera distintas etapas:

1) El cliente realiza la compra: Incluye mensajes a los clientes y procesamiento de pagos.

2) El establecimiento comercial recibe la orden: Incluye selección (“picking”) y empaquetamiento (“packing”).

3) Se realiza envío: Incluye recolección.

4) Se lleva a cabo seguimiento: Contiene proceso de devoluciones (logística inversa) y retroalimentación.

La parte del envío, específicamente, debe poseer cualidades que son a final de cuentas las que el consumidor puede evaluar y que establecen el resultado de un Fulfillment bien o mal aplicado.

 



Rapidez: Se deben entregar los productos a tiempo en todas las ocasiones y, evitar que el cliente tenga comentarios tales como “ordené el producto hace algunas semanas y todavía no me llega”.











Precisión: Hay que entregar el producto exacto en las condiciones ofrecidas y, evitar que el cliente tenga comentarios tales como “ordené esto y me entregaron otra cosa” o “lo que ordené llegó roto”.


  



Escalabilidad: Hay que mantener la rapidez y precisión conforme aumentan los volúmenes de negocio, incluso en fechas específicas como navidad o día de las madres.











Servicio: Se debe informar al cliente, dar seguimiento a las órdenes, recibir retroalimentación y asegurar niveles de satisfacción.


El proceso de Fulfillment, sobre todo cuando hay que aplicarlo a gran escala y procesar cantidades importantes de órdenes, se vuelve tan complejo para las empresas que muchas de ellas prefieren recurrir a los servicios de compañías especializadas, como Marketful, que se hagan cargo de esta labor en su lugar, y les den la posibilidad de enfocar sus esfuerzos en otras áreas de su operación como la fabricación, o promoción de su marca, de tal manera que ambas organizaciones se beneficien de generar más ventas y surtir más pedidos con rapidez y eficacia.

Comentarios